miércoles, 10 de diciembre de 2014

¿Cómo realizar aceites esenciales de manera natural?

Los aceites esenciales son utilizados en perfumería o en medicina natural. Podemos encontrarlos en tiendas especializadas, pero también hay una manera sencilla de prepararlos en nuestra casa.
Para ello vamos a necesitar un aceite base y cantidad suficiente de la planta de la cual queremos extraer el aceite.



Para el aceite base se suele utilizar aceite de almendras o de oliva virgen. Personalmente, prefiero este último por tener un precio más asequible y ser más típico en la zona mediterránea, pero hay que tener en cuenta que se enrancia antes que el aceite de almendras.

Ponemos en un frasco de vidrio, que tenga tapa pero sin taparlo, las trozos de planta (como hasta 1/3 del frasco) y vertemos aceite base por encima hasta que quede cubierta por completo. Ponemos este frasco al baño maría (en un recipiente con agua, pero con cuidado de que no entre agua en el aceite) y lo dejamos desde que el agua empiece a hervir, durante 15 minutos.

A continuación, taparemos el frasco y lo dejaremos en oscuridad durante 15 días. Una vez pasen estos 15 días, extraeremos los trozos de planta del interior (escurriendo para conservar lo más posible el aceite) y ya podemos conservar nuestro aceite esencial, siempre a oscuras pues con la presencia de luz aceleramos el enranciamiento.

En algunos casos, como la lavanda o el romero, se puede realizar con alcohol, en cuyo caso no es necesario ningún proceso, tan solo dejar macerar.

El aceite esencial siempre debe usarse de manera tópica, es decir sobre la piel. Nunca se debe usar sobre mucosas o ingerir.

A continuación vamos a destacar algunos usos de estos aceites esenciales


¡Albahaca: nervios y concentración
¡Canela: tónico, estimulante circulación
¡Menta: refrescante, vigorizante
¡Salvia: estimulante
¡Lavanda: calmante, pies o músculos cansados, dolor de cabeza
¡Romero: potencia la memoria, dolor de cabeza
¡Eucalipto: alivia el dolor de cabeza

No hay comentarios:

Publicar un comentario